Hija de la Luna.


Psicóloga Esther Medel:


La radiante figura de Esther Medel resplandece en su consulta que está decorada con una gracia y calidez excepcional. Resaltan un cuenco y una lámpara de sal, pero sin duda es la luna la que ocupa un lugar fundamental en ese espacio, que invita sentirse cómodo y abrir el corazón con palabras que brotan y fluyen durante la conversación. Debe ser la misma sensación que experimentan quienes la buscan para mejorar sus vidas y también sus almas.

Dice ser una mujer soñadora en permanente búsqueda de respuestas, que se le presentan en un abanico que tiene muchas aristas, con las cuales se ha ido conectando para evolucionar. En ese ámbito ha incorporado a sus terapias a técnicas milenarias como las flores, las vidas pasadas y espirituales como la energía de la “Madre Luna”.

Al consultar sobre su visión del antofagastino nos comenta que “es impaciente, con muchas ganas de crecer rápidamente en todo sentido: en lo personal y lo familiar. Se ha impregnado de la rapidez de las grandes urbes con ritmos impuestos más que propios”. Entonces es esta movilidad que los lleva a “la búsqueda de soluciones rápidas, querer acceder a todo lo posible, pero buscando siempre muy afuera. Hasta que tarde o temprano se llega al encuentro con uno mismo con tiempos individuales”, agregó.

Frente a esta condición, los hijos se sienten exigidos con el ritmo de vida que los padres han asumido. “Las generaciones actuales vienen muy cambiadas en relación a las anteriores. Son talentosos, inteligentes, abiertos y conscientes y, chocan con un mundo que le impone dos o tres parámetros de rendimientos, de aprendizaje, de conducta y se van estresando con el ambiente y con ellos mismos, para finalmente llegar a la adolescencia creyendo que son niños con problemas o dificultades, cuando lo que tiene es un potencial no desarrollado”, profundizó.

La responsabilidad es compartida entre los padres y el sistema educacional, sentenció Esther: “tratan que los niños queden en un buen colegio y, por lo tanto que se adecúen a éstos, mientras que los establecimientos buscan buenos puntajes y mejores rendimientos. Es un circuito vicioso, olvidando que es la formación de seres humanos, no de estudiantes”.

Entonces la mayor causa de la visita de niños a su consulta deriva de dificultades de adaptación de los niños al colegio. Relató que “son niños especiales, muy talentosos que tienen la capacidad de percibir varias cosas al mismo tiempo, pero se van desadaptando, se frustran, obtienen bajas calificaciones, sin embargo saben muchas cosas más de las que están evaluando. Son niños que están siendo medicados y tratados a muy temprana edad, se sienten atrapados o encerrados dentro de ellos”.

Terapia Floral para el alma.


Cuando el inglés Edward Bach creó “Las Flores de Bach” pensó en ayudar a las personas de acuerdo a cómo iban viviendo sus enfermedades. Para cada cual habían fórmulas distintas aun tendiendo la misma enfermedad, es que sus remedios eran para el alma. “Decía que los conflictos humanos son producto de una diferencia entre lo que nuestra alma es y lo que nuestra personalidad va expresando. Las flores ayudan a conectar con lo más esencial, con lo superior dentro de nosotros, nos ayuda a ser más aceptadores con nosotros mismos, más alegres de la vida, a disfrutar lo que se tiene, a dar”, manifestó la profesional.

Según Esther, Bach (se pronuncia como español con ch, porque el apellido es de origen danés, no alemán) decía que ojalá todas las personas tuvieran su propio jardín con las flores para usarlas cuando las necesitaran, siendo bueno que socializáramos ese conocimientos a nivel de las cosas cotidianas. A nivel más profundo del alma se aconseja un terapeuta porque somos “ciegos”.

Finalmente, quisimos pedirle una Terapia Floral para el antofagastino medio: “las flores son como mensajes, en primera una instancia de autoconsciencia, de mirarse más, de conocer más a cada persona. Un mensaje de aceptación de lo que hay, de que hay cosas que yo controlo y otras afuera que dependen del resto. Un mensaje de aprender a discernir, a hacerse cargo y responsable de lo que nos compete y, de tolerancia a la frustración”, agregando que las flores elegidas serían: Impatiens, Beech y Agrimony para reforzar la tolerancia y disminuir la ansiedad.


Saguaro PRO

Saguaro PRO