#TBT estepolvotemata: Despertar ciudadano de La Perla.


Más allá de las acciones mitigadoras y de limpieza dictadas por la Superintendencia de Medio Ambiente y el Gobierno Regional, evidenciando la contaminación originada en el puerto de Antofagasta, que puedan o no ser satisfactorias, se comenzó a escribir una historia diferente e inspiradora, que presenta al movimiento ciudadano #estepolvotemata como el impulsor de la campaña de denuncia social, que reclutó a más de 10 mil personas en una marcha pacífica que hizo noticia en todo el país.

A casi un año de iniciado el movimiento, que es un ícono del despertar ciudadano, les consultamos a sus líderes y al representante del Colegio Médico de Antofagasta: ¿cuánto camino falta por recorrer para llegar al consenso de las partes involucradas?. Las respuestas son exigentes con la autoridad, la legislación y con la solicitud del acercamiento de la brecha entre los derechos ciudadanos y la ética relacionada con la productividad de las empresas.

Links de interés:
#estepolvotemata, los 15 primeros días
Facebook #estepolvotemata

Bruno Canobra, magister en Tecnología Educativa.

#estepolvotemata es hoy un símbolo, pues la mano negra dejó instalado en todos el: PAREN DE CONTAMINAR, y así se entiende con los carteles en los lugares dónde se midieron los altos niveles de contaminación por el ISP; en los pendones con ella, junto con otras pintadas por las alumnas y alumnos de colegios. Para nosotros es un signo de esperanza, donde la voz de muchos antofagastinos se hizo y hará escuchar.

Antes los ciudadanos sabían del problema, pero lo consideraban menor, quizás acotado. Este movimiento al comenzar a exigir que las instituciones públicas cumplieran su labor, usar el sistema para demandar más antecedentes, de manera paralela marchar, informar, con cobertura incluso nacional, hizo que el primer enfoque cambiará y dimensionamos un problema. Se dejó el letargo y comenzó el compromiso de muchos a levantar la voz. Además es emblemática la marcha del 7 de marzo, y un logro que pocos podrán decir fue coordinarse con 27 organizaciones entre sindicatos, agrupaciones, coordinaciones comunales, junta de vecinos y marchar 10 mil personas a decir: SOMOS CIUDAD NO CAMPAMENTO.

Quizás falta mucho para soñar con los tri-gobiernos (Estado, privados y comunidad) en temas de sustentabilidad. Es el minuto donde autoridades tanto públicas como privadas cambien su diseño de proyectos urbanos, donde planificar tenga el valor de la participación ciudadana , pero no en consulta ni socializada, sino en los directorios de las empresas estatales y co-dirigirlas donde sus dividendos queden en la ciudad que los cobija redestinando sus utilidades a proyectos pensados desde la ciudadanía, es más, gerenciados por gente de la ciudad. Esto se da en países desarrollados donde la gente tiene más que voz, voto. A eso debemos aspirar, así no tendríamos que entrar a movilizarnos para reparar las decisiones de cuatro paredes que afectan nuestra calidad de vida.

El camino del consenso está dado con una nueva forma de diseño en conjunto, para evidenciar la responsabilidad no como algo ex-post, social y políticamente correcto, como un reparto de excedentes o un aporte en leyes de eximición tributaria.. Es tal como se pregona con los mismos proveedores de las empresas, socios estratégicos cuando la ciudadanía sea pensada así, no en la moda de turno (alfabetización digital, emprendimientos, formación de oficios u otro concepto). La asociatividad real es cuando muchas gerencias de sustentabilidad piensen en que sí les gustaría vivir en la ciudad y así vengan a residir. Eso les dará el foco de legar su progreso, de empaparse del regionalismo, sueños de notables como el de don José Papic, don Radomiro Tomic, entre muchos.

Ricardo Díaz, profesor y líder de #estepolvotemata.

La ciudad de Antofagasta ha sufrido por años el maltrato de las empresas mineras que han transportado, acopiado y embarcado cargas minerales a granel sin prever el daño que provocaban. Este movimiento ha logrado captar el descontento ciudadano y la preocupación por la contaminación que nos afecta, en espera de soluciones. En nuestra opinión falta mayor voluntad política de nuestras autoridades para proyectar un nuevo puerto para la gran minería que permita sacar estas sustancias contaminantes por un lugar que no afecte ningún centro urbano. El consenso solo puede lograrse cuando se le asegure a la ciudadanía un estándar de vida digno, libre de toda sustancia contaminante. Para lograr tal objetivo es importante que aumentemos las normativas medioambientales, que se fiscalicen con mayor rigurosidad, que se establezcan estaciones de medición más certeras y que el estado defina altas exigencias de transporte de material en forma sellada.

La ciudadanía se ha manifestado con fuerza, es bueno que las autoridades respeten este sentir y planteen las soluciones que esperamos, de otro modo el descontento seguirá creciendo. Lo inteligente es buscar acuerdos y soluciones, queremos un puerto saludable, una real minería responsable y un medio ambiente sano para todos.

Doctor Aliro Bolados, Presidente Consejo Regional Antofagasta - Colegio Médico de Chile.

Como Consejo Regional del Colegio Médico de Chile y dados los informes científicos con que contamos, somos partidarios de la salida inmediata de todos los concentrados del puerto de Antofagasta, dado los graves riesgos a la salud evidenciados, tanto por nuestra institución, como por las autoridades ambientales y sanitarias del país.

Por esta misma razón, continuaremos apoyando a las organizaciones sociales de la ciudad y la región, que han manifestado su desacuerdo con la presencia de estos polimetales, lo que cuenta con el respaldo mayoritario de la ciudadanía de Antofagasta, que se ha expresado, tanto en las calles, como en los medios de comunicación y las redes sociales, brindando un amplio apoyo a esta demanda ciudadana.

Queremos destacar, que esta ha sido y será la posición del Colegio Médico de Chile frente a la contaminación, aspecto que forma parte del camino trazado por nuestra institución a través de distintas presidencias y directivas en sus 65 años de existencia, tal como ha sido en la historia de nuestra ciudad y región, desde el primer reclamo realizado por el Dr. Antonio Rendic, que denunció la alta presencia de arsénico en el agua potable de la zona, que costó la vida de muchas personas e incluso de niños que morían producto de la ingesta de ese metal pesado.

Por esta razón, creemos que la única solución a este conflicto está en manos de los ciudadanos conscientes de la región, que junto al Colegio Médico y sus alcaldes, han sacado la voz, dando a conocer su rechazo a las malas prácticas de la minería y específicamente el sector portuario, que hasta la fecha no han sido sinceradas y mantienen una deuda importante, con el esfuerzo y el sacrificio en vidas humanas, que ha significado esta situación para los habitantes del Norte Grande.

Los habitantes de la Región de Antofagasta hoy vivimos entre 3 a 4 años menos que el resto del país y no podemos seguir siendo el patio trasero de la industria local, ni nuestras ciudades zonas de sacrificio, por lo que seguiremos exigiendo nuestro legítimo derecho a un medio ambiente libre de contaminación.


Saguaro PRO

Saguaro PRO

Saguaro PRO