Las Penélopes del Norte Grande: Manos tejedoras con nombre de mujer.


Cuenta el poema épico de Homero que Penélope esperó tras largos veinte años a su esposo, el rey Odiseo quien se encontraba en la Guerra de Troya. Como símbolo de su fidelidad y ante el apremio de sus numerosos pretendientes, cada día tejía prometiéndoles que cuando terminara aceptaría sus cortejos, sin embargo, noche tras noche deshacía su tejido, conservando sus votos hasta que finalmente llegó su amado. Puede ser que el famoso autor griego pese a su ceguera, viera más allá y desde los tiempos antiguos lograra detectar que el arte de tejer englobaría más que su imagen y explicación metafórica, siendo un beneficioso ejercicio para quienes lo practican.
Seis exitosas mujeres formaron el grupo “Las Penélopes” hace tres años, alejadas de la sistemática vida laboral, acordaron juntarse dos veces a la semana para tejer. Monserrat Bonamusa, Gladys Guiroux, Lucía Henríquez, Moni Pomareda, Erica Riquelme y Julia Ziede decidieron que cada una llevaría su proyecto, se apoyarían con los diseños, la combinación de colores y las técnicas a utilizar, teniendo como base fortalecer sus lazos sociales, disfrutar de un momento grato y una entretenida conversación.

Cada una desde sus habilidades y destrezas desarrolla una técnica específica: palillos en todas las medidas, crochet, horquillas, telar María, bastidores cuadrados, rectangulares, hexagonales, redondos, para flores, entre otros. “Erica confecciona hermosas playeras de hilo; Moni siempre está haciendo pequeños chalecos para sus nietos de hermosos colores e innovadores diseños; Julia se especializa en tejidos y se encuentra avanzando en una increíble colcha de hilo; Monserrat y Lucía están haciendo horquilla muy entusiasmadas”, detalló Gladys cuya especialidad son los telares.

De acuerdo a los expertos, el tejido es un arte que propende a la armonía, combate el stress y la depresión, como también aumenta la capacidad creativa y el trabajo en equipo de quienes lo practican. “La navidad pasada hicimos una cubrecama, entre todas compramos la lana y lo confeccionamos, la receptora debía ser de escasos recursos y una mujer como nosotras: que amara el tejido. No fue difícil encontrarla, estaba muy cerca nuestro y quedamos felices, sabemos lo mucho que apreció nuestro regalo”, relató. Para este año ya tienen a un candidato, que esta vez será un varón de la tercera edad.

La generosidad de las tejedoras queda en evidencia, la mayoría de sus obras son regaladas a sus familias y amigas. “Es muy divertido cuando alguna hace una prenda y otra del grupo la encuentra bella y lo celebra mucho, seguro que a la próxima fecha de cumpleaños, navidad y otra celebración lo recibe como parte del regalo correspondiente”.

Los beneficios de tejer se han agrupado bajo el concepto de lanaterapia, siendo Chile uno de los países pioneros en esta práctica que utiliza ambos lados del cerebro y refuerza la coordinación motriz. Al respecto, “Las Penélopes” comentan el caso de Monserrat y Lucía, que no hacían nada de tejido y al terminar su primer trabajo quedaron sorprendidas de lo que “nunca imaginaron realizar” y desde entonces no se han detenido y siguen con mucho optimismo trabajando en perfeccionarse.

Una recomendación para los seguidores de esta disciplina es siempre mantener una buena postura , utilizar buena iluminación y detenerse cada cierto tiempo para que los ojos y manos descansen. Finalmente, estas seis adorables mujeres que forjaron su amistad en los tiempos universitarios concluyen que “amamos las lanas, encontramos una más linda que la otra, son nuestra atracción fatal, prometemos una y otra vez que no compraremos más, pero no podemos resistirnos y cuando vamos a un lugar fuera de Antofagasta estamos pendientes, tratando de encontrar lanas diferentes, nos interesan todas, naturales, sintéticas, de fantasía, mezclamos cintas, lanas de textura e imitación piel. Ellas, las lanas, nos llaman desde los estantes”.

El tejer es un sano pasatiempo que une, reúne y construye con cada punto que se entrelaza, volviendo a posicionarse en nuestra sociedad para todas las edades. Sus múltiples beneficios lo hacen una alternativa individual y grupal para mejorar la concentración o simplemente, sentarse en torno a una mesa a dialogar. Prueba de sus generosas bondades son “Las Penélopes”, que con una amplia sonrisa comparten sus bellas y únicas creaciones.
Saguaro PRO Saguaro PRO Saguaro PRO